Comparte

Durante la mañana de ayer, los niños fueron los protagonistas de los actos celebrados en Bargas con motivo de sus fiestas populares en honor del Stmo. Cristo de la Sala, disfrutando de un divertido encierro infantil y de los castillos hinchables que se instalaron en la Plaza de la Constitución.

Posteriormente, el Ayuntamiento ofreció paella para todos los vecinos. Se trata deuno de los actos más concurridos, en su elaboración intervienen concejales, vecinos y personal del Ayuntamiento, repartiéndose más de 1.500 raciones.

Por la tarde, tuvo lugar la tradicional becerrada que se celebró en la plaza de toros, donde se realizaron distintos juegos y entretenimientos en los que participaron los jóvenes de la localidad, para disfrute del numeroso público asistente.

Música y animación han sido, como cada año, elementos imprescindibles para las noches festivas de la localidad en la plaza de la Constitución. La verbena popular no ha faltado tampoco esta noche, poniendo broche final a estos intensos días de fiesta.