Comparte

Un año más, Bargas comienza sus esperadas fiestas en honor del Stmo. Cristo de la  Sala. Unas intensas y animadísimas fiestas, conocidas y reconocidas en toda la provincia, siendo cita obligada para visitantes y vecinos que no quieren perderse ninguno de los muchos y variados actos programados para estos días. 

Una ofrenda floral al Cristo de la Sala por parte de los niños y niñas de Bargas, ataviados con el traje típico local, fue antesala de la inauguración oficial de las fiestas que tuvo lugar en la noche de ayer, momento en que el Alcalde, Gustavo Figueroa Cid, dio por inaugurada oficialmente “la Función” de Bargas, con su puesta del pañuelo de hierbas, símbolo de la identidad y tradición bargueña.

Este año el pregón corrió a cargo de Jesús Feliciano Castro Lago, vecino de Bargas,  filólogo y profesor de Lengua y Literatura en el Instituto Julio Verne de la localidad. Durante su discurso, ha destacado que la educación literaria ha de traspasar las aulas, por lo que anima a sus alumnos a leer, escribir, encontrarse con autores y moverse en la cultura. Además, imparte talleres de creación literaria a sus vecinos de la localidad.  En su faceta como escritor, el pregonero ha ganado varios premios del certamen local de Narrativa de Bargas, así como premios internacionales de poesía.

Tras el pregón, se procedió a la proclamación oficial de las reinas y damas de honor, infantiles y juveniles, para continuar después con la entrega de los premios a los ganadores de los diversos concursos organizados con motivo de las fiestas populares.

La inauguración de las fiestas se desarrolló en la Plaza de la Constitución, abarrotada de vecinos y visitantes, tanto de los pueblos de alrededor como de la capital, que disfrutaron a continuación del desfile de carrozas, un verdadero espectáculo de ingenio, música, colorido y animación que se lleva realizando en la localidad desde hace más de treinta años, destacando siempre la armonía y el saber estar. 

La jornada se prolongó hasta bien entrada la madrugada, tanto en la Plaza del Ayuntamiento, amenizada por la verbena popular, como en peñas, bares y terrazas. Las atracciones feriales completaban el ambiente festivo de la localidad, que no cesará durante todos estos días.